Inicio de la Comunidad Ortodoxa en Guatemala

06.10.2017

Este año, nuestra iglesia cumple más de 20 años de existencia en Guatemala. El 2 de febrero de 1997, su Eminencia Antonio Chedraoui (+memoria eterna) consagró solemnemente el primer Altar y la primera iglesia ortodoxa del país: la Iglesia Ortodoxa de la Santa Transfiguración.

Sin embargo, la presencia de ortodoxos en Guatemala se puede encontrar desde finales del siglo XIX, cuando llegaron a establecerse inmigrantes de Palestina, principalmente. La mayor parte de estos cristianos -aunque hubo entre un 15 y un 20% de musulmanes-, fueron hasta Honduras, uno de los países con mayor inmigración en la región. Otros, como el caso de El Salvador, fueron abandonados por el barco que iba rumbo a Chile.

Desgraciadamente, a principios del siglo XX, la siguiente inmigración oriental era indeseada mientras la europea era promovida. El 30 de enero de 1936, durante el mandato del dictador militar Jorge Ubico, se publica la Ley de Extranjería, en donde se prohíbe la entrada y estadía «de los individuos, cualquiera que sea su nacionalidad, de raza turca, siria, libanesa, árabe, griega, palestina, armenia, egipcia, afgana, indú [hindú], búlgara, rusa.» Esto trae, como consecuencia, que numerosos inmigrantes árabes en el país migren a otros países centroamericanos como Honduras y El Salvador.

A pesar de las imposiciones puestas, estos logran tener un éxito económico moderado entre 1910 y 1920. Por ello, las siguientes generaciones tienen acceso a educación universitaria y comienzan a industrializar sus actividades económicas en la rama textil durante la década de los treinta y cuarenta.

El decrecimiento migratorio, mezclado con la presencia de una reducida comunidad árabe, obliga a los descendientes a asimilarse a la cultura guatemalteca, a contraer matrimonio con guatemaltecos(as) de clases sociales altas, a adoptar nombres castizos y a practicar el catolicismo (y, por consecuencia, a abandonar la fe ortodoxa). Los descendientes se integran a la clase alta guatemalteca.

Con el establecimiento del Estado de Israel en 1948, la guerra en Palestina en 1967 y la guerra en Líbano en 1975, más y más personas árabes (sobre todo, palestinos musulmanes) comienzan a emigrar nuevamente a Guatemala. A diferencia de los descendientes de la primera y segunda ola migratoria, estos nuevos inmigrantes mantienen celosamente sus costumbres, conservan el idioma, consumen comida árabe y tratan de mantener una solidaridad muy fuerte entre ellos. Normalmente, se dedican al comercio (aunque sus ingresos no son tan altos).

Actualmente, la mayoría se encuentra en la 19 calle de la Zona 1, comerciando distintos bienes de consumo. Otros, tienen inversiones importantes en el sector inmobiliario y la banca. Cabe mencionar que se han creado asociaciones como la Asociación Árabe Guatemalteca (varios de sus miembros son feligreses nuestros), en donde la mayoría de ellos son hijos o son descendientes directos de los llegados durante la primera o segunda etapa de inmigración.

En cuanto a los inmigrantes griegos, Panagiotis Papahiu es, oficialmente, el primer griego inmigrante en Guatemala en 1926 (que, posteriormente, creó la fábrica de dulces «Grecia»); aunque también está la historia de Mavros, un constructor griego de barcos que instaló una tienda en 1900.

A partir de 1960, algunos griegos se dedicaron a negocios relacionados con la producción de plásticos como Metaloplast, Megaplast, Elenoplast, Lacoplast, Xeoplast, Neoplast, Spartaplast, Diversiplast y Aristoplast. Por otro lado, Puerto Barrios ha sido hogar de varias familias griegas, algunos de ellos con negocios altamente rentables.

Hay personas dedicadas al negocio de la seda, a la ingeniería, a los equipos móviles y a los restaurantes (como «7 caldos» o «La Taberna del Griego»). En este último lugar, se ha intentado reunir a la comunidad griega (aproximadamente, 21 familias).

Por otra parte, los primeros inmigrantes rusos llegaron a Guatemala a finales de la década de 1890, aunque algunos ya se habían establecido en México; debido al régimen mexicano de Porfirio Díaz, algunos prefirieron ir a Guatemala o Nicaragua . Otros inmigrantes eran políticos socialistas que mantenían buenas relaciones con el dictador Manuel Estrada Cabrera. Sin embargo, la inmigración rusa era insignificante. Muchos refugiados rusos, griegos y polacos llegaron después de la Primera Guerra Mundial.

A principios del siglo XX, llegó una ola migratoria "menor" (pero aún presente) de rusos a Guatemala. Estos cristianos ortodoxos se han establecido con sus familias en su nuevo país y algunos han conservado su fe y tradiciones ortodoxas. Sin embargo, la Iglesia no se había establecido definitivamente.

A mediados de siglo, por un lado, un grupo de personas griegas organizaron Liturgias esporádicas alrededor de la casa de la Sra. Katina Papahiu, trayendo sacerdotes griegos. Por otro, personas palestinas hicieron lo propio alrededor de la casa del Sr. Moussa Abed. Tuvieron que pasar muchos años hasta que dos monjas (anteriormente, católico-romanas), Madre Inés Ayau y Madre María Amistoso, realizaron los trámites necesarios para establecer a la Iglesia Ortodoxa en Guatemala.

Después de conocer al obispo Antonio Chedraoui (+memoria eterna; que, posteriormente sería elevado al rango de arzobispo) de la Iglesia Antioquena a principios de los 90's, se pusieron bajo su Omoforio (es decir, se sometieron a su autoridad). Y el 14 de mayo de 1994, su Eminencia confirió el poder legal a la Madre Inés Ayau con las correspondientes instrucciones para registrar ante las autoridades competentes a la Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquía en Guatemala, lo cual sucedió a finales de 1995 (https://www.monasterioortodoxodelasantatrinidad.com/noticias/quienes-somos).

En agosto de 1996, el gobierno entrante del presidente Álvaro Arzú, después de varias negociaciones, entregó a las monjas el orfanatorio oficial del país: el Hogar Rafael Ayau (fundado en 1857), para la atención de la niñez desvalida. Así fue que la capilla existente en la propiedad se convirtió en la primera parroquia ortodoxa.

Al recibir la Casa-Hogar, se pidió al Metropolita Antonio un sacerdote para la iglesia. De esta manera, la parroquia tuvo el honor de recibir, como su primer párroco, al Archimandrita Michel Boghos, ex catedrático en la Facultad de Teología de la Universidad del Balamand (www.antiochian.org/node/25943).

© 2018 Iglesia Ortodoxa de Guatemala - Patriarcado de Antioquía. Ciudad de Guatemala, Guatemala C.A.
Creado con Webnode
¡Crea tu página web gratis!